Salud
Niños

¿Le faltarán proteínas y hierro al niño si sigue una dieta vegetariana?

Lunes, 8 Mayo 2017 - 9:30am

El vegetarianismo consiste en no ingerir carnes de ningún tipo, ya sea por razones morales o de salud. La dieta se limita a ingerir alimentos de origen vegetal. Se puede ser vegetariano a cualquier edad, incluso desde niños. No obstante, se debe prestar especial cuidado a la dieta vegetariana de un niño en crecimiento.

Tipos de vegetarianismo

Existen varios tipos de vegetarianismo que dependen de qué tan estricto sea el consumidor.

  1. Vegano

Excluyen de su dieta todo alimento de origen animal, a veces hasta la miel.

  1. Vegetariano ovo-lacto

Excluye de su dieta las carnes pero consume lácteos y huevos.

  1. Vegetariano lacto

Excluye todas las carnes, menos los lácteos.

  1. Semi-vegetariano

Es más flexible, ya que come consume productos animales, como lácteos, huevos, pescado y aves. Sólo excluye la carne.

  1. Frutariano

Su dieta se basa en el consumo de frutas y frutos secos, siempre y cuando la planta no sea vea afectada.

  1. Pescetariano

Excluye todo tipo de alimento de origen animal, excepto el pescado.

  1. Crudívoro

Su dieta se basa en el consumo de alimentos crudos, como  legumbres, vegetales, frutas y semillas crudas.

Niños vegetarianos

Siempre se ha dicho que una dieta de origen animal es la ideal para un niño en crecimiento, debido a su alto contenido en hierro y proteína. Sin embargo, los niños criados bajo una dieta vegetariana, son muchos más sanos que los niños que tienen una dieta tradicional.

Los vegetarianos prestan mucha atención a todo lo que consumen, cuidan bien de los nutrientes y en términos generales, monitorean todo lo que se llevan a la boca. Según los expertos, una dieta balanceada debe incluir más alimentos de origen vegetal que de animal. Por lo que no hay mucha diferencia entre un niño vegetariano y uno carnívoro.

Aunque muchos piensan que las proteínas sólo se encuentran en alimentos de origen animal, esto es sólo un mito. Igualmente existen las proteínas de origen vegetal.

Las proteínas vegetales transportan el oxígeno por la sangre, ayudan a crear anticuerpos, son fáciles de digerir, sobrecargan menos el hígado y los riñones, tienen fibra, no contienen colesterol, contienen menos grasas y son insaturadas, van acompañadas de más nutrientes y además son más económicas.

Alimentos de origen vegetal que contribuyen con la ingesta de hierro y proteínas

A continuación, mencionaremos algunos alimentos esenciales para el aporte de hierro y proteínas al cuerpo, y demás nutrientes y minerales como el potasio, zinc, calcio, magnesio, fósforo, vitamina B6, etc.

  1. Vegetales de hoja verde: espinaca, acelga, lechuga, alcachofa, col de brúcela, apios, berros, brócoli, perejil, puerros, rúcula, entre otros. Al ser fuentes de hierro de poca absorción, es importante que se combinen con alimentos que contengan vitamina C.
  2. Legumbres: frijoles, habas, arvejas, judías, guisantes, soja, tofu, garbanzos, entre otros. La lenteja es ideal para iniciar al bebé en la ingesta de alimentos sólidos, además es una legumbre que absorbe mucho sabor. Las hamburguesas de lenteja son fenomenales.
  3. Frutos secos, semillas y frutas deshidratadas: almendras, nueces, avellanas, maní, pasas, dátiles, semillas de calabaza, de chía, de sésamo. Higos secos, melocotones deshidratados, bananas deshidratadas, entre otros.
  4. Cereales: trigo, avena, centeno, mijo, arroz, maíz, espelta, quinoa, amaranto, entre otros.

Recomendaciones

El vegetarianismo no sólo se limita a la dieta, es un estilo de vida. Si sigues una dieta vegetariana, asegúrate de seleccionar una gran variedad de alimentos que incluyan legumbres, vegetales, frutas, cereales y frutos secos.

En caso de que lleves una dieta ovo-láctea, no debes abusar de la ingesta de lácteos ya que contienen muchas grasas. Reduce el consumo de alimentos dulces, con altos niveles de sodio, grasas trans y saturadas.

Ingiere frutas y verduras de temporada, su frescura les garantizará un buen sabor, además de que son mucho más económicas. No olvides tomar suplementos vitamínicos para cubrir todas las necesidades del cuerpo.

Por último, acude a un nutricionista que te guíe en la preparación de tu dieta diaria. Una buena planificación asegura la buena salud de toda la familia. La alimentación es algo que no se debe subestimar, ya que si no se le presta la atención que requiere, puede traer consecuencias negativas a la salud.

¿Qué tipo de vegetariano eres tú? ¿Tienes alguna recomendación para una dieta balanceada?

Edith Gomez
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad