Sociales

50 Años de Marco Tulio Scipione Jacome

Miércoles, 8 Julio 2015 - 10:39am
Nora Valerii

La vida, hay que festejarla. En su trayecto, se recaudan pasajes inspiradores, sobrados regocijos y plausibles logros. En la del querido y prestigioso estilista y empresario Marco Tulio Scipione Jacome ha habido muchos sucesos de trascendencia: el haber sido formado por íntegros y consecuentes padres, el haber conocido a Mariamny Del Valle, la madre de sus tres primeros hijos: Stephanie Vanessa, Marco Tulio Jr y Gabriel Fabrissio; el haber enfrentado su ausencia física; reencontrar el amor en la mirada y corazón de Katrim Velasco y tener junto a ella a sus otros tres tesoros: Paulette Alessandra, Valentino D’Marco y Franco D’Stefano; el convertirse en abuelo de Nicolette y Gian Marco; el lograr ser un pionero y exitoso emprendedor de la belleza en Ciudad Guayana, el viajar por el mundo para recaudar conocimientos profesionales y el contar con el apoyo de una maravillosa familia…

Recorrer honorablemente ese caudal de experiencias y agradecer las bendiciones recibidas a lo largo de 50 años de hacer personal y profesional, ha sido el alentador motivo para que Marco Tulio Scipione protagonizara una inolvidable celebración sucedida el dos de julio en el salón Salto Ángel del Club Ítalo Venezolano de Guayana, en compañía de su madre, Mariana de Jesús Jacome de Scipione; su esposa, Katrim Velasco de Scipione; sus hijos, sus nietos, su hermano gemelo Leonardo Scipione Jacome, y demás allegados filiales y adquiridos.

Ambientado en las glamurosas, elegantes y románticas pinceladas invernales de París, el homenajeado rindió tributo a sus raíces europeas y a su ferviente admiración por “La ciudad de la luz”, donde además se formó en el arte del Estilismo. Vestido de íconos galos liderados por una magnífica torre Eiffel de 2.30 metros, a la luz de lámparas de estilo parisino y de nostálgicas ramas secas a semejanza de las dejadas por el paso del frío, el recinto recibió el entusiasmo de 130 invitados. Las sentidas palabras de bienvenida de Katrim de Scipione, la proyección de un emotivo video que recorrió en gráficas momentos insignes del existir de los cumpleañeros, además del agradecimiento público del halagado y su hermano, fueron los primeros “acordes” de una jubilosa sinfonía nutrida de gratas distracciones como la presentación del reconocido imitador Víctor Brito, la degustación de una cena servida llena de sápidos manjares, y una dinámica atmósfera amenizada por los beats del DJ Carlos Jiménez. 

Al son del esperado “Cumpleaños Feliz”, los convidados endulzaron sus paladares con una obra de arte repostera firmada por Arquimar Tortas, ideal colofón de una noche organizada por Garotos Happy e inmortalizada por el lente local de José Luis Rodríguez. Así, cobijado por el afecto y los buenos deseos de su patrimonio filial, sus colaboradores de trabajo, sus amigos del colegio Loyola Gumilla y empresarios de la ciudad, Marco Tulio Scipione vio transcurrir un capítulo estelar de su álbum personal bendecido por su mayor fortaleza: la fe cristiana.  

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad