Publicidad

    

Salud

7 alimentos que nos ayudan a quemar grasas

Jueves, 9 Junio 2016 - 11:00am

Cuando pensamos en adelgazar nos viene a la cabeza toda una lista de alimentos que no resultan demasiado llamativos. Las ensaladas y la fruta están muy bien, pero a nadie le amarga un dulce (o un chuletón de buey), y eso es precisamente lo que está prohibido en la mayoría de dietas.

En inglés se utiliza el término 'comfort foods' para referirse a comidas más o menos tradicionales, fáciles de preparar y que gustan a todo el mundo. Esto, aplicado en España, serviría para referirse al pollo asado, los macarrones con tomate, los filetes empanados, la tortilla de patatas, las albóndigas… En general, comidas que no son demasiado saludables.

1. Chocolate negro

Los beneficios del cacao para la salud física y psíquica, o más bien de los flavonoides y polifenoles que contiene, han sido demostrados en multitud de estudios. Sus propiedades antioxidantes, anticoagulación y antinflamatorias se asocian a la prevención de problemas cardiovasculares y al retraso del envejecimiento de la piel, además de convertir al cacao en uno de los remedios más eficaces contra la tos crónica.

Cierto es que, por norma general, el chocolate tiene mucho azúcar, pero si lo tomamos en su versión negra o, mejor aún, a la taza, podemos disfrutar de sus beneficios sin añadir calorías extra.

2. Sopa de pollo

“La gente que toma un caldo, o una sopa de vegetales, antes de la comida consume menos calorías en total”, asegura en 'Health' la nutricionista Rania Batayne, autora de 'The One One One Diet'. “El agua de la sopa te ayuda a llenarte e incrementa la sensación de saciedad. Solo el acto de tomar sopa nos ayuda a reducir el ritmo con el que comemos, lo que da a nuestro cuerpo tiempo para sentirse lleno”.

La sopa de pollo es, además, una comida muy completa, con proteínas, vitaminas y fibra, y nos ayuda a protegernos de los resfriados.

3. Café

Aunque se trata de uno de esos alimentos sobre los que hay muchísima información contradictoria, todo parece indicar que los beneficios del café superan con creces a sus peligros.

El café no es sólo un poderoso estimulante (algo que es bueno para unas cosas, malo para otras), además tiene un efecto vasodilatador y parece prevenir la aparición de enfermedades como la diabetes o algunos tipos de cáncer.

En lo que respecta al metabolismo, la cafeína es una de las pocas sustancias naturales que lo aceleran, ayudando así a la quema de grasas. La bebida es, además, un gran aliado si practicamos ejercicio. Muchos atletas toman varias tazas de café antes de competir, ya que la cafeína aumenta los niveles de adrenalina. Esta hormona prepara a nuestro cuerpo para un esfuerzo físico excepcional: hace que las células grasas descompongan la grasa corporal, liberándola como ácidos grasos libres, que usamos como combustible cuando hacemos ejercicio.

4. Carnes magras asadas

Aunque hay mucha controversia en torno a las dietas que piden comer demasiada proteína, lo cierto es que este nutriente es uno de los mejores aliados contra la grasa. Al cuerpo le cuesta más digerir las proteinas, por lo que quemamos calorías cuando las comemos, además, tardan más en abandonar nuestro estomago, por lo que nos dejan saciados durante más tiempo.

Según un estudio publicado en la revista 'Nutrition metabolism' las personas que incrementan su ingesta de proteínas en un 30% comen alrededor de 450 calorías menos cada día. Esto significa que en 12 semanas podrías perder cinco kilos.

5. Vino

Los beneficios para nuestra salud cardiovascular de un consumo moderado de vino son de sobra conocidos, pero hay estudios que aseguran incluso que nos puede ayudar a adelgazar. Un estudio de 2009 elaborado por investigadores de la Universidad de Ulm, en Alemania, sugirió que el resveratrol –el popular antioxidante presente en la piel de las uvas– inhibe la producción de células grasas.

Esto podría explicar la conclusión de otro estudio de 2011, publicado en 'Archives of Internal Medicine', que aseguró que las mujeres que beben una o dos copas de vino al día tienen una tendencia un 30% menor a ganar peso que las que son abstemias.

Ahora bien, cualquier beneficio del vino se esfuma si bebemos más de una o dos copas al día.

6. Legumbres

Judías pintas o blancas, lentejas, garbanzos… Cualquiera de estos tradicionales platos de cuchara, siempre que no estén repletos de grasa, tienen lo mejor de las sopas y lo mejor de las proteinas. La combinación de la fibra de las verduras y la proteína de las legumbres y la carne (si lleva) hace que nos sintamos saciados durante más tiempo.

Si te gusta el picante (o te atreves a cocinar chili) añadirás un plus saludable al plato. Diversas investigaciones experimentales han comprobado que el componente activo de los pimientos picantes, la capsaicina, tiene propiedades analgésicas, anticancerígenas, antiinflamatorias y antioxidantes e incluso podría ayudarnos a adelgazar, pues actúa como un quemador de grasas natural.

7. Patata asada

Aunque la patata no es habitual en las dietas de adelgazamiento, tiene diversas propiedades que deberíamos tener en cuenta. Para empezar, se trata de un alimento muy completo, con una gran variedad de nutrientes, prácticamente todos los que necesitamos para vivir. Pero, además, llenan muchísimo. En los 'ranking' de alimentos saciantes, las patatas ocupan la primera posición, con bastante diferencia. Eso sí, debemos tomarlas hervidas o asadas, nunca fritas, pues en este caso su contenido calórico aumenta notablemente.

El Confidencial
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Publicidad
Publicidad