Publicidad

    

Sociales

Enlace Daniel & Clau

Lunes, 7 Mayo 2018 - 1:00pm

Acoplar sus destinos para siempre y hacer de esa decisión un canto de felicidad, fue la convicción que hizo confluir ante el altar, los corazones de Daniel Fernández y Claudimar Deyán.

Luego de una íntima ceremonia civil celebrada el 24 de marzo, llego el gran día de ser bendecidos por Dios, específicamente el 07 de abril de 2018 en la iglesia Virgen del Valle Puerto Ordaz.

Antecedida por los padrinos Juan De Freites y Diana de Freites; un alegre cortejo integrado por, Jorge Freites, Dayana Narváez, Edgar Noguera, Loriana Moreno, Adrian Guzmán, Adriana Guzmán y Paul Noguera: la dama de honor Aleidys Marín, los pajes Anarella e Isabella de Freites, Alan Noguera, Fabián Noguera, Hernán Galindo y Andrea Campos, y con el consentimiento de su madre Briseida Malavé, Claudimar vestida por una hermosa creación salida del atelier del diseñador Anthony Betanco, emprendió del brazo de su padre, Claudio Deyán la caminata más importante de su proyecto personal: la que la llevaría hasta el altar para encontrarse con Daniel, quien le esperaba escoltado por sus padres Abel Fernades y Fernanda de Fernandes.

Los clásicos acordes de la marcha nupcial dieron inicio a una inolvidable homilía. Tras vivir un emotivo y sentido ritual matrimonial donde los novios confirmaron su decisión de amarse eternamente, el sagrado capitulo término para dar paso a una celebración por todo lo alto.

El salón de fiestas de la iglesia San Charbel embellecido por las brillantes ideas de Giovanni Torrealba, estaría dispuesto para recibir a los radiantes esposos, quienes inauguraron el primer episodio de su nueva vida en conjunto tras bailar, frente a familiares, amigos y allegados la pieza “Amor Real”.

El brindis de rigor, una grata atmosfera coordinada por  la wedding planner Iraida Falcón, el atinado repertorio musical de J santos, las memorias recaudadas por Picasso fotografía y akio audiovisual, la alegría de una imperdible hora loca, los dulces manjares de titas cake y el brillo pastelero de luz de Cuellar, fueron parte de una antológica velada, preludio feliz de una familia cuyo puerto seguro siempre será la felicidad vivida en complicidad   

Paul Noguera
medioscg@gmail.com
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Publicidad
Publicidad